El sueño del simulador propio

Cuenta regresiva poner en marcha el simulador de navegación del Centro de Patrones en la Sede San Fernando

 

Una promesa hecha realidad. Finalmente, el simulador de navegación adquirido por el Centro de Patrones estará en marcha ni bien terminen los trabajos de instalación y ajuste en la Sede San Fernando (Av. Libertador 266 de esa localidad). Este sistema con diseño “llave en mano” permitirá tanto la capacitación de los afiliados como la tercerización de estos servicios para empresas navieras, y su instalación está a cargo de Alberto C. Secchi, capitán de navío retirado y licenciado en Informática, quien se ocupará además de dirigir las actividades de entrenamiento.

 

La simulación –donde la consola representa al puente de mando, desde donde se ve el escenario virtual en imagen panorámica compuesta por diversas pantallas– es tan vívida que se experimenta la misma sensación de mareo y pérdida del equilibrio que en la nave en movimiento, cuando se incrementan los vientos, el oleaje y los movimientos del barco, aun sabiendo que uno se halla en una habitación completamente estática y todo es generado por un programa de computadora.

 

“Permite el entrenamiento para la navegación en todo tipo de barcos, desde los grandes portacontenedores hasta remolcadores, ejecutando operaciones que normalmente estarían vedadas por su grado de riesgo, y también entender cómo es el comportamiento de un buque ante diferentes situaciones climáticas meteorológicas o geográficas”, explica Secchi, quien es además el director técnico del simulador CIEMF (Centro de Investigación y Entrenamiento Marítimo y Fluvial), de la empresa CIPSA, de características similares al del Centro de Patrones.

 

Este tipo de simuladores se utilizan además como elementos de investigación: “Muchas empresas requieren, por ejemplo, simular el ingreso de buques a un puerto inexistente, porque van a modificar un muelle y quieren predecir el comportamiento de un buque de determinado porte”. La industria naval está produciendo barcos cada vez mayores: con 50m de manga ya se presentan dificultades para operar en el puerto de Buenos Aires, de manera que un servicio que permita evaluar previamente esas vicisitudes, ya sea para entrenar a los pilotos como para estudiar la factibilidad de un proyecto: “Quien está en el puente de mando virtual tiene capacidad de ver al exterior, de interactuar con otros buques. Tiene pantalla radar, sistema de VHF para detectar la posición de otros barcos, y opera como si estuviera en un buque real”.

 

Otra posibilidad de uso se da en investigaciones judiciales, por ejemplo, cuando ha ocurrido un accidente naval.

 

El sistema incorpora escenarios virtuales de algunos puertos conocidos del mundo, como el de San Francisco o el de Rotterdam. Pero lo que realmente le dará especificidad al simulador del Centro de Patrones es que contará con escenarios locales: los puertos de Buenos Aires, La Plata, Rosario, diversos tramos de la costa del Paraná y otros que posibilitarán el entrenamiento más adecuado.

La sede San Fernando dedica tres salas a la operación de este simulador, una inversión que pone a nuestro Sindicato a la vanguardia en el área de capacitación.

 

Fuente: Revista Proa al Futuro