Buenos Aires, 22 de mayo (Télam).- El Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo reclamó hoy “la derogación del acuerdo de navegación firmado en 1967 por los gobiernos de Juan Carlos Onganía y Alfredo Stroessner” y “el capítulo cuarto del régimen de la navegación marítima, fluvial y lacustre de los buques paraguayos en aguas argentinas”.
Un comunicado de prensa firmado por los secretarios general y Gremial de la organización, Juan Pucci y Jorge Bianchi -quienes ratificaron esta noche el paro de 24 horas a partir de la 0 de mañana en homenaje a las víctimas del accidente de la localidad de Zárate- señaló que aquel tratado de navegación no rige para otros países de la Hidrovía como Bolivia, Brasil y Uruguay.
“Las embarcaciones de esos tres países son piloteadas desde su ingreso a aguas nacionales por tripulantes argentinos con idoneidad profesional y título habilitante para el practicaje, baquía o conocimiento de zona. Las naves paraguayas no tienen personal profesional capacitado, lo que fue corroborado en los  accidentes que costaron la vida a nueve tripulantes”, afirmaron.
Los sindicalistas señalaron que ello ocurrió en menos de un año y en situaciones normales de cruce con buen tiempo y visibilidad y con maniobras de cruce de forma previa coordinadas puente a puente por VHF, como es usual en la navegación fluvial.
“Como es de rigor, se actúa con el contralor de los operadores respectivos de PNA para cada tramo de la navegación”, señalaron.
También indicaron que a los tripulantes argentinos el sistema educativo les exige haberse graduado en una escuela de formación con niveles compatibles con la Organización Marítima Internacional (OMI), lo que se complementa con la mejora continua de su idoneidad profesional mediante los cursos de capacitación.
Esos cursos se realizan para el ascenso y obtención de títulos superiores y otros exigidos por el convenio internacional respectivo (STCW), que conforman las certificaciones de seguridad y de calidad que requiere el sistema, en tanto los tripulantes paraguayos no tienen las exigencias de ese sistema educativo.
“No se trata de realizar una distinción disvaliosa o discriminatoria hacia los profesionales paraguayos sino de denunciar lo riesgoso y temerario que es no tener tripulaciones integradas por profesionales, que carecen de los conocimientos y experiencia adecuada para preservar la seguridad de las vidas humanas y del medio ambiente en las propias aguas”, indicaron.
Del mismo modo, añadieron que esas aguas son “restringidas” por su calado, situaciones de cruce a escasos metros, pasos con prohibición de cruce, buques de gran porte, fuertes correntadas, realidades de baja visibilidad y una cada vez mayor densidad de tráfico (lamentablemente con buques de otra bandera).
El gremio sostuvo que el accidente en Zárate pudo haberse evitado, por lo que “es preciso tomar conocimiento de hechos que la organización denunció hace ya tiempo y que costaron la vida a nueve argentinos”, y reclamó “la aplicación y cumplimiento del protocolo adicional de la Hidrovía Paraguay-Paraná”. En solidaridad con los tripulantes argentinos muertos y en defensa de los ríos, el gremio paralizará las tareas en el sector de las marinas mercante y fluvial desde esta medianoche y, mañana, se movilizará a partir de las 10 hacia el Ministerio de Trabajo. (Télam)