PRE-COP SINDICAL DE CAMBIO CLIMÁTICO HACIA LA COP27

Durante los día 12 y 13 de octubre se reunieron secretarios y delegados de los sindicatos integrantes del Frente Sindical de Acción Climática (FSAC), entre ellos de Asoc. de empleados de la AFIO (AEFIP), de la Asoc. Gremial de la Computación (AGC), de las Asoc. Gremial de Empleados del CEAMSE (AGOEC), de la Asoc. de Personal de Organismos de Control (APOC), de Asociación del Personal de la Universidad de Buenos Aires (APUBA), del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo (CPyOFPCM), Sindicato de Dragado y balizamiento (DRAGyBAL), Federación Argentina de Trabajadores Cerveceros y Afines (FATCA), Federación Argentina del Trabajador de Universidades Nacionales (FATUN), Sindicato de Empleados de Comercio de Lanús y Avellaneda. (SECLA), Sindicato de Empleados de la Industria del Vidrio (SEIVARA), Unión Obrera de Ladrilleros de la República Argentina (UOLRA), Unión Obreros y Empleados Plásticos (UOyEP), (UEJN), Sindicato Conductores Navales de la República Argentina  (SICONARA), del Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU), del comité de ambiente de la ISP (que sumó compañeros/as de FEPROSA, SGBATOS, APSEE) y dirigentes de la secretaria de ambiente de CGT a cargo de l@s compañer@s de Unión de Tranviarios Automotor (UTA) con el objetivo de elaborar un mensaje de caras a la COP 27 que se realizará en menos de un mes en Egipto y que sirva como aporte y reclamo a las autoridades nacionales.

 

El miércoles 12 participó David Boys Secretario General Adjunto de ISP quien ofreció una mirada algo pesimista sobre la COP27 los resultados esperados dado que las emisiones continúan creciendo tanto como la pobreza aumentando; no obstante, indicó elementos colectivos para fortalecer la democracia y los servicios publicos de calidad y enumeró los frentes en los que la ISP sigue luchando y esforzándose para cambiar la dinámica global que resultó en la crisis climática actual.

Posteriormente, expuso Bert De Well, asesor de política climática de la CSI y punto focal de los sindicatos en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) quien presentó los ejes de las demandas de la CSI ante la COP27: La implementación de planes de transición justa para los trabajadores y trabajadoras; Garantizar los derechos humanos, los derechos laborales y la participación inclusiva; Aumentar la ambición de mitigación y la creación de empleos de calidad con una transición justa, La adaptación, con planes de protección social y financiación, El cumplimiento del mecanismo de pérdidas y daños y Proporcionar con urgencia la financiación climática necesaria para invertir en la transición justa.

Para el Frente y las sindicatos participantes, están claras las necesidades climáticas, pero al mismo tiempo es indispensable proteger los intereses de nuestros trabajadores/as dado que primero somos sindicalistas, y como tales reconocemos que tenemos un problema socioambiental enorme, y tal como sucede generalmente, los más vulnerables son los más afectados, por eso no podemos dejar que se decidan e implementen políticas climáticas sin la participación de los sindicatos.

Es necesario tener presente que de los 30.000 delegados que participarán en Sharm el Sheik, Egipto, que representan a los gobiernos, empresas (paradójicamente, la COP27 es auspiciada por Coca Cola) y ONGs, sólo hay acreditados 100 dirigentes sindicales, esa es la débil y desequilibrada situación para el diálogo social.

Finalmente se elaboró un breve documento de posición (disponible en https://www.frentesindicaldeaccionclimatica.com.ar/) donde se exige a los países desarrollados que cumplan la movilización prometida de US$100.000 millones anuales de 2020 a 2025 para que los países en desarrollo puedan implementar políticas de mitigación de las emisiones de GEI y adaptación. La relación de confianza entre países está desgastada y es necesario reconstruirla y la reconstrucción de confianza vendrá con el financiamiento que no nos genere más deuda. Hasta el momento, los países ricos no han cumplido con lo acordado, punto.

La lucha climática es una lucha política, es una lucha sindical porque tiene que ver con la justicia social, con la defensa de los derechos humanos, laborales, con la adaptación, con la protección social y fundamentalmente garantizar que la transición a una economía descarbonizada no deje a más trabajadores/as afuera.

Las COP son encuentros políticos para dar señales y tomar decisiones que tendrán implicancias en las fuentes laborales directas e indirectas como también los tienen los cambios tecnológicos para la adaptación y mitigación del cambio climático, todo ello tendrá implicancias en el empleo y  en la producción. Los sindicatos tenemos que poder identificar nuevas oportunidades laborales y poder demostrar los aportes que se pueden realizar desde el sector para combatir la crisis climática; los sindicatos como organizaciones de la sociedad civil vamos a observar, a informarnos, a participar y a exigir que se cumplan los compromisos. Es es el objetivo del colectivo Frente Sindical de Acción Climática.